SOPA DE AJO BLANCO

Estamos ante una receta «antivampírica», sabor muy potente, para estómagos preparados los cuales sabrán apreciar el fantástico sabor que nos da el ajo en esta una de sus mas de mil versiones.

 En primer lugar deberíamos saber cuáles son las propiedades del ajo, que ya de por si son más que conocidas.
Es un antibiótico NATURAL.
Combate la acción de los hongos y bacterias.
Buen aliado para la mejor circulación sanguínea.
Es el mejor antioxidante.
Reduce nuestro colesterol.
Es un potente antivírico.
Antioxidante.
 En definitiva un medicamento natural que nos va a aportar beneficio a nuestro organismo.
Lo vamos a usar en muchas variedades como en refritos, gazpachos, salmorejos, almejas, etc
 Su potente sabor van a aderezar muchos platos de nuestra mesa.
 Hay una variedad que es el ajo negro que eso es otro cantar, ya lo veremos en otro post, pero os adelanto que es una maravilla.
 En esta receta vamos a cocinarlo de una forma muy especial…. como se merece, siendo esta vez el protagonista en nuestra cocina.

Tuve la suerte de probar este manjar en un restaurante en Villanueva del Trabuco, un pueblo precioso de Málaga.

Me llamó la atención la presentación, y sobre todo su poderoso sabor, si queréis triunfar con algo bueno, fácil y original, este es el plato.

El cocinero ya nos advirtió que no era un plato habitual pero que si era típico en la zona, y que cuando lo realizaba recibía llamadas haciéndole encargos.
 Era curioso que se servía en una cazuela de barro con poca cantidad con su chorreón de aceite de oliva Virgen extra como debe de ser y por supuesto como se merece.
Lo mejor que os puedo contar es que después de ingerirlo ni deja mal olor de aliento ni mala digestión, por lo que estamos ante un plato que a parte de ser sabroso es muy saludable.
Hay que añadir también el aporte de la almendra el cual es  un fruto seco muy saludable.
La almendra nos va a dar una textura única en esta sopa y va a aportar proteínas lo que va a convertir este plato en muy nutritivo.
¿PREPARADOS…..COMENZAMOS?…….

INGREDIENTES.


1-  1 DIENTE DE AJO
2-   150 ML ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA

3-  200 GRS DE ALMENDRAS PELADAS
4-  CHORREÓN DE VINAGRE
5-  1 LITRO DE AGUA APROX
6-  TROZO DE PAN DURO(ESTO ES OPCIONAL PARA DAR CONSISTENCIA A LA SOPA)

        PREPARACIÓN.

Utilizaremos un recipiente grande para añadir los ingredientes y poder trabajar mas cómodos.

Indicaros que previamente habremos puesto las almendras en agua al menos 1 hora.

Preparamos los ingredientes en el recipiente, menos el aceite, añadimos parte del  agua y batimos, una vez bien batido, añadimos el aceite lentamente para que emulsione.

Ya mezclado vamos añadiendo el agua para alcanzar la textura deseada.

Trabajaremos con mucha atención para que salga perfecto, el que tenga pocos ingrediente no indica que sea un plato fácil.

Además al ser un plato “raro” nos dará más prestigio a la hora de presentarlo.

La presentación puede ser en vaso o plato, o como indiqué al principio una cazuela de barro de esa forma parecerá un plato aún más natural.

Incluso podemos añadiremos algo de fruta para adornarlo…..uva, cereza, trozo de melón…..

Si observamos a los comensales incluso habrá alguno que moje pan.
 Triunfo asegurado.

                                                             A DISFRUTAR…………………..

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *